Vida y psiquis comparada

Cerdo vietnamita

“Rastreando el origen de las emociones y los sentimientos humanos en los demás animales”.

La analogía entre los diferentes niveles de vida incluida la humana, teniendo en cuenta que para cada persona las demás vidas le son ajenas (desde el punto de vista que sólo percibe un sí mismo, el suyo propio), sean humanas o no, hace que podamos imaginar hasta cierto punto las emociones y sentimientos internos posibles de cada ser vivo.

Ahora bien, las diferencia de escala o nivel entre todas ellas es enorme… Por supuesto que podemos imaginar las emociones y sentimientos parecidos a los de cada cual en humanos (aún cuando, multitud de circunstancias pueden hacerlos bastante distintos), mas no está tan claro en otros seres vivos, ni siquiera en los distintos animales, así que el grado de error se multiplicará cuando más alejados estén en la línea evolutiva…

En el caso humano, la evidencia de la existencia en todos ellos del lenguaje, grupos sociales, cultura, etcétera, favorece en grado sumo la aplicación de la analogía… Es por ello por lo que puede hablarse de una ciencia de la psiquis o mente humana llamada Psicología, ante la plausible suposición de que todas las psiquis humanas son muy semejantes (análogas).

Mas, ahora me estoy refiriendo a algo mucho más amplio: el estudio de la psiquis animal y por ampliación la de todo ser vivo… Para ello, considero importante que apliquemos ese mismo método analógico aplicado a los humanos, a todo ser vivo, claro está, salvando las enormes diferencias apuntadas.

De hecho, existen ya ciencias que se ocupan de las psiquis animal, pero creo que el estudio se hace sólo desde el punto de vista de la estricta investigación experimental, que siendo la más importante en cuanto a su objetividad (vía externa), deja de lado otra fuente cualitativamente importante como es, no sólo el estudio del comportamiento externo, sino la propia subjetividad, las sensaciones y/o emociones (internas) de todos los seres vivos.

Me refiero a que no deberíamos desdeñar el análisis de esa otra posible vía referente a la psiquis animal, y la posible de los otros seres vivos… Y, precisamente, el procedimiento que recomiendo es la analogía.

Si en el hombre se supone que posee sentimientos y emociones parecidas a las que cada uno de nosotros percibimos, simplemente por analogía, pues no “estamos en sus mentes” (es decir, no podemos decir como Descartes “pienso luego existo”, porque no podemos “pensar en su mente”, así que ¿no existen los demás”?), ¿por qué no suponer, salvando las distancias, por analogía, la existencia de sentimientos y/o emociones en los demás seres vivos? Y no es aquello del dicho “considerales”, en defensa de los animales, sino, simplemente el resultado de aplicar el método analógico (como sí hacemos”inconscientemente” en el ser humano), también, a los otros seres vivos, tras la evidente conclusión de que si en algunos aspectos tienen un comportamiento similar al de los humanos, hay que suponérseles igualmente una psiquis y una gama de sentimientos y/o emociones consecuente con tal psiquis, por analogía parecidos y base de los que apreciamos en la criatura humana.

¡La vida es toda una y es hora de averiguar el origen, uno a uno, de nuestras propios sentimientos y emociones, escudriñando el interior de las demás criaturas!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s