“Isomerización” de pequeñas partículas: semejanza entre lo orgánico y lo inorgánico

Igual que el material orgánico, el inorgánico puede cambiar entre estados discretos casi instantáneamente (más rápido que la velocidad del sonido). Por ejemplo, es lo que ocurre en el cambio de una molécula de la retina con la luz que es lo que hace posible la visión.

La isomerización (transformación de una molécula en otra molécula con los mismos átomos; sólo es una disposición diferente) es común en la naturaleza. Se presenta, por ejemplo, en el aceite de oliva que al calentarlo mucho se isomeriza en forma de grasa trans, o en el grafito, que gradualmente se va transformando, bajo altas presiones, en diamante.

El descubrimiento cierra la brecha entre lo que se sabía al respecto sobre los cambios de fase en las moléculas orgánicas y el material a granel, como el caso anterior del grafito. Esto implica que los materiales inorgánicos pueden transformarse como moléculas orgánicas.

Las posibles aplicaciones comprenden: interruptores para la computación cuántica, sensores o como semilla para la generación de nuevas partículas más grandes.

Referencia de la noticia: Phys.org.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s