Si no pueden los “viejos”, lo harán los adolescentes

Cielo velazqueño

Hace tiempo escribí una obra que se titulaba “Melodía en las estrellas”. En ella, un anciano sabio emitía un himno más que una plegaria, un himno de alegría y agradecimiento, pues nuestro hogar, la Tierra, era en esos momentos muy distinta a la presente. Después de un sin fin de problemas que angustiaban y presagiaban una hecatombe a la humanidad, no sé cómo, pero aquí y allá se alzaron voces y comportamientos globales que, dejando atrás aquellos episodios de cambio climático, contaminación, crisis ante el peligro inminente de holocausto nuclear, etcétera, habían conducido al fin a un resurgimiento del género humano como no había ocurrido nunca antes; una ola de espiritualidad removió los cimientos de la sociedad, la ciencia se alió con estados de meditación contemplativa que producían un hondo placer en los espíritus, catapultándolos a una fase posterior idílica más allá de la vida.

La plática de AVLIS, que así se llamaba el anciano sabio, se acompañaba de un coro de poetas que, por realidad virtual, desgranaban sus propios poemas.

Pues bien, en esta obra no se definía claramente qué acontecimientos pudieron propiciar esa evolución de la humanidad… En verdad, no pudo provenir de la sustitución de una hegemonía global que en aquel momento ejercía el llamado imperio yanqui, al ser sustituido por algún otro (China, Rusia, etcétera), pues, seguramente, el cambio de un poder por otro no añadiría nada nuevo: ¡no deberían ser las armas las que pudieran llevar a cabo tal cambio, pues, precisamente éstas eran uno de los graves problemas que de siempre han acompañado a la humanidad!

… La verdad es que no sabría qué factor sería tan potente para realizar el cambio hacia esa sociedad idílica, que en la obra la situaba más allá de mediados de este siglo XXI.

… ¡Parece que los adultos, la generación que secularmente tiene el poder en la sociedad (políticos, militares, empresarios, etcétera), se ven incapaces de conseguir tal logro!

… Pues bien, quiero creer que ahora sí se ve una luz en el horizonte: ¡los adolescentes! ¡Si no pueden los viejos lo harán ellos!

… Las últimas huelgas de estudiantes, que no universitarios, han llamado mi atención…

¿Y por qué no? ¡Qué fuerza tan impresionante pueden representar ellos, un movimiento puramente transversal que recorre todos los continentes y que con su inocencia sí puede transformarnos!

¡Contra ellos, el poder, al que le resulta difícil considerarlos adversarios por su indefinición y multitud de cabezas dirigentes, parece ineficaz en su control!… ¿Y por qué esta sublevación en toda regla?… Pues, ¡cómo no lo vimos antes!, porque es la generación que se quedará sin espacio vital, si el mundo no cambia radicalmente!… ¡Es una cuestión de supervivencia!

¡Sí, los adolescentes corroerán las estructuras de una forma sutil pero constante!… ¡Son la mecha de la revolución cultural!… ¡Que así sea!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s