Las semillas de las plantas heredan (epigenéticamente) los recuerdos de sus madres

 

ciruelo

Las semillas de las plantas permanecen en un estado de latencia, un bloqueo temporal de su crecimiento, siempre que las condiciones ambientales no sean ideales para germinar. La profundidad de este “sueño”, que está influenciado por varios factores, se hereda de sus madres, según comunican investigadores de la Universidad de Ginebra (UNIGE) en un artículo publicado en la revista eLife; esta impresión materna es transmitida gracias a pequeños fragmentos del llamado ARN “interferente”, que inactiva ciertos genes.

También comunican que un mecanismo similar permite transmitir otra huella, la de las temperaturas presentes durante el desarrollo de la semilla: cuanto más baja es esta temperatura, más alto es el nivel de latencia de la semilla, optimizándose así el momento de germinación. La información se borra en el embrión brotado, para que la próxima generación pueda almacenar nuevos datos sobre su entorno.

Los investigadores demuestran que esta huella materna (el gen paterno es silenciado) se transmite por un mecanismo epigenético (ajeno a la secuencia de ADN), que influye en la expresión de ciertos genes sin modificar su secuencia.

Leer el artículo completo en: Tendencias21.net.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s