¡Así no!… ¡En defensa del ciudadano!

¡Menudo espectáculo!… ¡Qué forma de retorcer las leyes, ya de por sí poco explícitas (las llaman “garantistas”) y sujetas, en la práctica, al “albedrío de los jueces!

No critico la justicia, precisamente, pues no es el único signo de “debilidad” del sistema… ¡es uno más!

¡Si la democracia es ésto!… Urgentemente habría que proceder a su desmantelamiento…

Si desde una “Transición”, que se juzgaba ejemplar por consenso, hemos llegado a la situación actual, es una evidencia que algo ha fallado en el transcurso de las últimas décadas en nuestro país… ¡Espero que sean elementos exteriores, por aquello de la globalización o la pertenencia a entes supranacionales, quienes corrijan, por lo menos en algo presentable, la “deriva” actual”!… (Solo lamento que, precisamente, en estos tiempos no es muy halagüeña la situación de ese “mundo exterior”).

En vista de todo lo cual, y como obligación moral hacia el ciudadano que, por desinformación (o, quizás por exceso de ella… ¡mala!, por supuesto) o como marioneta de los medios, no es culpable de lo que se le ha venido encima, sugiero las siguientes recomendaciones, buscando sólo el bien suyo propio y el de las personas que verdaderamente más le importan:

-Trata de no regirte de forma absoluta por la ideología de ningún partido político… ¡Te defraudarán!

-Trata de ser lo más objetivo posible en cuanto a lo que verdaderamente te interesa personalmente a ti y a tu familia (ideología aparte)… y actúa en consecuencia.

-No seas la “esponja” (en sentido figurado) que pretenden que seas los que manipulan los medios de comunicación (si ya te crees informado, no veas más televisión, ni oigas más radio, ya de por sí saturados de mensajes políticos en período electoral).

-Lo que está bien o mal según tu conciencia, lo será con independencia de lo que propugnen los líderes políticos o sociales con los que puedas simpatizar.

-Los signos de moderación en todos los órdenes, nunca están de más… ¡siempre acertarás si te alejas de los extremos!

-Defiende lo tuyo con vehemencia, pero no coartes la libertad de los otros.

-Tu bienestar y felicidad no serán nunca completas, si los demás no las tienen (la “empatía” te lo impedirá).

-Somos ciudadanos de España, del mundo, y por supuesto de Gaia.

¡Ojalá que los acontecimientos que nos depare el futuro, al menos a medio y corto plazo, nos hagan proseguir en la senda que comenzó en la “Transición” y que se vislumbraba tan brillante!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s