El mundo de las esencias

Primavera

La noción de “componente X” como el factor que entreverado con la materia produce, entre otros, el maravilloso “fenómeno” de la vida, nos lleva a buscar el origen de tal “componente X”, que adorna a la materia de sensibilidad, subjetividad, unicidad, es decir, de esas cualidades que como humanos más valoramos.

No hace falta que vuelva advertir que me estoy moviendo en el terreno de lo especulativo… Se me dirá que sería más conveniente “cara a la galería”, que desarrollara una novela de ciencia ficción, o un cuento de magos a lo Harry Potter, que encima está muy bien valorado y nadie pregunta por su realidad (parece como si a sus fans no les hiciera falta)… Pues bien, aunque especulativo, no soy amigo de contar historias si no comulgo con ellas… Prefiero, simplemente expresar posibilidades y que cada uno las aproveche como le plazca.

Sigo el razonamiento… Sería plausible que la base u origen del fenómeno producido por el “componente X” (no hace falta decir que el concepto se estableció en el artículo anterior de este mismo Blog) debería buscarse, ya que trae consigo la sensibilidad, lo subjetivo, etcétera (cualidades o esencias), en un “reservorio” de tales cualidades, para mí, un “mundo de esencias”, cuya materialidad brilla por su ausencia, dada la definición del propio “componente X” aunque, no obstante, junto con ella, constituyen el “mundo” en el que nos ha tocado vivir.

En ese “mundo de cualidades o esencias”, sus elementos son las cualidades en abstracto, me refiero a que no hay entidades con la unicidad (sujetos) que la “porten”… Tales cualidades, a través del factor “componente X”, produce la “amalgama” que conocemos como ser vivo (ya hace años que definí al ser vivo como un “aglomerado de información-sensación”)… Es la “introducción” de las cualidades en un cuerpo o sistema material lo que prefigura una criatura viva (individuo)…

Parece como si las cualidades (que no son sujetos, al carecer de individualidad) necesitasen de un sistema o estructura material para hacerse “ser” (criatura, sujeto)… ¿Y qué tiene de interesante tal hecho para la cualidad?… Dos cosas: empezar a ser, y evolucionar con la posibilidad de crecer, aumentando su esencia, o por el contrario y tristemente, también existe la posibilidad de “ir hacia atrás”… ¿No será ello el origen de la persistente (en muchas sociedades) sensación de “reencarnación”?

Curioso, la posible existencia del “mundo de cualidades o esencias” parece “colocar” en su verdadero puesto a la materia (el cuerpo)… El espíritu, definido aquí como el “conjunto” de cualidades del individuo, sería independiente de tal materia, y hasta pre-existente a la misma, así que el óbito no sería más que la vuelta al origen…

Recordemos a Lao-Tse: “Vivir es llegar y morir es volver”.

¡A que es bonito!… ¡Ojalá fuera cierto!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s