Compostela: Cuando no había luz

Compostela y la Sierra de Santa Eufemia

Años goriosos… por lo lejanos, no por otra cosa.

No hablo de Santiago de Compostela, aunque sí del “campo de la estrella”, pues al igual que en Santiago, en este pequeño pueblo de Ourense cuenta también la leyenda que una estrella (¿los fuegos fatuos de los cementerios?) indicó dónde se encontraban los restos de Santa Eufemia (los documentos señalan que era en terrenos de la antigua Turquía donde se desarrolló el martirio de la Santa, pero aquí la tradición dice otra cosa). Hubo una disputa entre portugueses y españoles, y al final la reliquia quedó en España.

Precisamente, muy cerca del pueblo de Compostela se encuentra al Pico de Santa Eufemia de la sierra homónima, extendida a lo largo de la frontera que separa ambos países.

Pero, me estoy remontando a los años cincuenta del siglo anterior. El que suscribe tenía no más de ocho años, y por aquel entonces tocaba ir de veraneo “a conocer las tierras de mis padres” (tanto una como el otro eran de la zona). Llegar hasta allí suponía recorrer en tren durante 12 horas, la distancia entre Madrid y Ourense, tomar un coche de línea (la tartana de la época) y tras otras siete horas (se paraba en todos los pueblos por pequeños que fuesen) llegar a Aceredo, hoy sumergido bajo las aguas del embalse de Lindoso, y que en aquel entonces se situaba en la ribera del río Limia (Lima para los portugueses), en lo que hoy se denomina la Baixa Limia.

Pero no acababa aquí el viaje; en Aceredo se cogían unos mulos y tras más de una hora de recorrido monte arriba se concluía en Compostela.

La razón de este destino era que mi abuelo paterno (antiguo guardia civil, y entonces maestro “provisional”) vivía allí, en una vivienda situada en el mismo centro del pueblo (había poco más de cuatro casas… ¡todo era el centro!). La aventura, pesada quizá para otros, para mi familia, yo al menos, fue edificante, curiosa y satisfactoria. Aventura que continuaba (no había luz eléctrica) con la iluminación nocturna a base de velas y lámparas de aceite.

Lo mejor… los colchones hechos a base de hojas secas de maíz, en los que te hundías bajo un ruido ensordecedor, si pretendías dormir.

La verdad es que no estuvimos mucho tiempo, pero durante el mismo nos tocó hacer banderitas de papel que colocamos en el balcón para las fiestas del pueblo… En fin, las anécdotas normales de tal situación.

Pero lo que me ha llevado a describir el viaje de aquel año no es, en verdad, lo que acabo de relatar, sino un hecho particularizado en mi persona, es decir, ahora un acontecimiento no familiar…

El caso es que no tardé mucho en confraternizar con algún que otro compañero de fatigas, a la hora de buscar aventuras en que entretenernos… Pero hubo uno que se me ha quedado grabado, aunque ¡rapaz, no me acuerdo de tu nombre!…Yo diría que era por la tarde, y el rapaz me propuso enseñarme algo bonito y misterioso… Debería serlo por la caminata que nos pegamos tras varias horas… Llegamos a un arroyo caudaloso que cruzaba un monte, una especie de barranco desde el que se divisaba perfectamente la hondura del mismo… Unas aguas claras, tan trasparentes que se veían los peces, nada pequeños, del fondo… Aquello me causó impresión, pues el vivo rapaz me indicó que allí se habían ahogado, que supiera, dos personas… Me preguntó que si sabía nadar. Le dije que no, pero sólo la idea de caer por accidente en aquellas aguas profundas, me hizo sentir un temor que aún ahora recuerdo…

Al rapaz le hizo gracia (no se si él sabía nadar)… y tal como llegamos nos fuimos… La vuelta, pensativo y algo abrumado… La experiencia muy bonita pero, si lo confieso, nada agradable…

Al rapaz, cuyo nombre no me acuerdo, no volví a verlo…

No sabía el nombre de aquel río… Hoy creo que era el río Cabril portugués…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s