¡Rebelión!

Un verdadero demócrata no debe consentir que se cercenen los derechos fundamentales, bajo ningún concepto…

Un verdadero demócrata no debe permitir que uno de los poderes del Estado invada las atribuciones de los otros… ¡y menos el poder político!

Un verdadero demócrata no puede estar impasible ante el incumplimiento por parte de un gobierno de las normativas legales (eso sí, las impone a los demás) establecidas en la Constitución, a sabiendas, lo que constituye un abuso de autoridad, cuando no prevaricación.

Un verdadero demócrata no puede dejar que los Instrumentos de la soberanía popular se vean ralentizados, alcanzando al propio Parlamento y hasta al Tribunal Constitucional… y aún la Justicia que está sometida a muchas trabas, mermando su eficacia..

¿Cómo puede defenderse, entonces, el ciudadano, el demócrata ante el abuso de poder, venga de donde venga?

¿Dónde están los contrapesos al gobierno?… ¿Cómo puede, en tales circunstancias, ejercerse una oposición democrática sana?

Hay que preservar, y en estados fuera de la normalidad mucho más, los principios democráticos de:

-Transparencia

-Manifestación

-Libertad de expresión

En suma: ¡la Libertad!

Ante tales presupuestos, solo le queda al pueblo la insumisión, ¡la Rebelión!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s